4 may. 2018

El Espectador




https://www.elespectador.com/noticias/noticias-de-cultura/no-aspiro-al-nobel-aspiro-la-gente-mario-mendoza-articulo-753674

26 comentarios:

  1. Hola Mario,
    Dónde puedo comprar tus libros? Que no sean EPUB por favor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la Librería Nacional tiene envíos internacionales. Pero no estoy seguro. Y en la página de Planeta puedes buscar la versión digital.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  2. Excelente entrevista Mario, has logrado que los focos estén justo hacia ti y que mejor que tus mensajes de no ego y desprendimiento, es muy notable que diste todo de ti en esta obra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También resistimos desde ahí, claro. Mientras el capitalismo nos obliga a competir desaforadamente y a exacerbar el ego, nosotros leemos para aprender que somos los otros, que no estamos desligados del destino común.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Cuando hablas en tus textos, en tus libros, en tus entrevistas sobre esa violencia que ataca nuestro tiempo, como la soledad, la depresión, el vacío y el sin sentido de nuestras vidas etc a todos por igual, quería preguntarte Mario a que crees que se debe la debilidad psicológica de muchos jóvenes hoy en día, esas sombras que no nos abandonan.
    Valoro de usted que este entregando su vida a una causa,la literatura.
    Gracias por enseñarnos a resistir.
    Un saludo desde Antioquia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La época es terrible. No hay sentido. Valdría la pena leer en las escuelas hoy en día a Víctor Frankl. Entonces toca ir en medio de la niebla, entre sombras, tanteando para armar un sentido propio. Muy complejo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  4. Mario, siempre he querido preguntarte algo, tal vez no sea el contexto pero la curiosidad es más grande, ¿Qué piensas tú del escritor Vargas Llosa? ¿Lo has leído? ¿Te gusta?, Lo digo porque tienen unos puntos de conección muy grandes, por ejemplo; dice el, leer y escribir es la mejor manera de resistir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admiro mucho la novelística de Vargas Llosa. Lo he leído con enorme admiración, sobre todo sus libros iniciales, todos tan potentes. Pero difiero bastante de sus posiciones políticas, que me parecen nefastas. Es un defensor a ultranza del establecimiento neoliberal, que colapsó hace rato.
      Me alegra coincidir con él en entender la lectura y la escritura como formas de resistencia civil.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Buén día señor Mendoza,

    he leído su última novela. Al principio había algo en el texto que me aburría y me parecía soso y sin embargo, cuando me decía: "deja ya de leer y ponte a tomar cerveza", no lograba soltar el libro. Es como si las páginas estuvieran cubieras de una fina capa de escopolamina. Luego la sensación desapareció y terminé cancelando un par de compromisos que tenía este fin de semana solo para quedarme metido entre las cobijas leyendo hasta el final.

    Me provoqué de releer el malestar en la cultura, y descubro con horror que las fotocopias de ese texto que alguna vez tuve ya no están, figuró comprar un ejemplar físico mañana o el martes. Como es habitual, pregunto, aunque con algo de miedo, ¿qué textos de la misma linea del m.e.l.c. recomendaría?

    Como postdata le dejo este artículo, parece ser que el señor Zimmermann reencarnó en mujer, sacó un título en pedagogía y consiguió puesto en algun colegio público de Bogotá

    https://www.infobae.com/america/colombia/2018/05/02/el-estremecedor-caso-de-una-estudiante-de-16-anos-victima-de-bullying-que-se-ahorco-en-la-terraza-su-casa/

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que los pases mágicos del libro hayan funcionado.
      En la línea de la contracultura de los sesenta a mí me gustan mucho Alan Watts, Timothy Leary, Terence McKenna y toda la escuela de filosofía francesa de Mayo del 68. Quizás valga la pena recordar aquí Estética de la desaparición, de Paul Virilio.
      Saludos, Zorro, MM.

      Eliminar
  6. Como dices en uno de tus libros, tener hijos como etapa de la vida no es la unica forma de reproducirnos, esta el arte en todas sus expresiones y en cada uno de tus textos haces que cada una de las personas que los leamos, te recordemos por la forma tan real que escribes tus historias, me encantó el desprendimiento de la entrevista, algo horrendo es leer personas con cultos al ego y elogios al yo, tu no lo eres, con admiración y respeto. Laura Reyes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que tener cuidado, porque siempre que uno está hablando del no-ego hay un ego ahí enunciando eso. La humildad puede ser una pose de un ego henchido. No hay que dejar de vigilarse.
      Saludos, Laura, MM.

      Eliminar
  7. Al señor Mario Mendoza...
    Cuando mas necesitamos de las palabras estas simplemente no se revelan, no se dejan leer,no se dejan escribir. Este fue mi dolor de cabeza durante mucho tiempo, todas las palabras que tenia para el mundo Mendoza se habían quedado en recuerdos vagos,recuerdos que llegue a pensar, no regresarían a mi. Eso me hace recordar una frase muy peculiar "No se ha olvidado algo, solo porque no se recuerde".
    En recuerdos efímeros me he convertido!
    Usted... señor Mendoza me ha dejado perpleja, siento gran admiración por usted, un amor lector del que no temeré.Sus libros me llenaron de cualquier cantidad de sensaciones y de emociones que no sentí al leer un libro... mas que leerlos los recuerdo, mas que recordarlos los vivo, sus historias son interesantes y la técnica que utiliza los hace fáciles de comprender imposibles de olvidar...
    ... Quiero hacerle saber que fue el libro de Lady Masacre quien me llevo a indagar mas sobre el escritor de dicha historia y QUE TAMBIÉN COMO FRANK MOLINA SENTÍ ENVIDIA, ENVIDIA PURA Y DURA.
    Cada persona tiende a identificarse con algún hecho ajeno a su vida: una novela, una película, una canción y tal vez muchas otras cosas, ese tipo de cosas que no la hacen diferente de nadie, cosas que demuestran que no se es único en el mundo... lo que para un individuo es nuevo, otro individuo ya lo uso desde ese pequeño lugar que llamamos pensamiento. Desde toda esa petulancia común y social le escribo para decirle que nunca me había sentido tan destruida, tan frágil, tan vacía, tan YO. Este libro fue mi conexión con la vida real, me atrapo en los ires y venires de lo que es estar solo, en una condición que no dejara de ser eso... una condición! Me hizo pensar por un momento en mi niñez, en mi vida actual, me hizo pensar en el mundo que he fabricado para evitar a las personas, me mostró como el amor es usado para DAR Y RECIBIR pero no para mantenerse, y que no se trata de que es lo que se llega a sentir sino de la cantidad.
    Si me sentí destruida, pero no! no se preocupe no de una mala manera me reconstruyo plena y satisfactoriamente. Después de todo las palabras no se las lleva el viento , quedan en la memoria, maldita memoria se escudriña en mi alma y revuelca cada rincón y me lleva nuevamente a ese lugar donde no quisiera regresar, ese pequeño cálido donde sus manos se cruzaron con las mías, donde sus ojos miraron los míos, donde su silencio se enfoco en mi voz y una lagrima broto cuando la confesión de la dama de la noche despejo cualquier duda de lo que es realmente el amor.
    señor Mendoza en ocasiones reniego de como llego ese libro a mi vida no me arrepiento de haberlo leído era el final que esperaba.
    Por cierto diario del fin del mundo esta excelente ya le comentare que historio surgió atrás de su historia.
    gracias
    Adel León Flórez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces descendemos a los infiernos para luego subir purificados. A eso iban los griegos a teatro: a limpiarse espiritualmente, a sanarse. Es la historia de la Divina Comedia: cruzar el infierno para alcanzar el paraíso. El camino hacia el cielo no es hacia arriba, sino bajando primero a las profundidades de sí mismo.
      Espero que este nuevo libro te libere también.
      Saludos, Adel, MM.

      Eliminar
  8. Estimado Mario, aun continuo leyendo tu última novela, y me pareció muy pertinente haberme encontrado unas referencias sobre la banalización del mal de Arendt, con las cuales también me había topado en un texto muy fuerte sobre los hornos crematorios construidos por los paramilitares en el Norte de Santander, es un libro que me dejo impactado, dado que el periodista Javier Osuna ha arriesgado hasta su vida para recoger una serie de testimonios que dan cuenta de como nosotros como Colombianos, hemos aceptado a través de un silencio en ocasiones cómplice, la tortura, la desaparición y el asesinato de una manera macabra, confirmando eso que señalas en tu ultima novela: hemos normalizado la violencia, el asesinato de lideres y liderezas sociales lo vemos como algo que no interesa.
    Por eso tus palabras tan crudas como las que nos compartes en tus novelas y en tus textos en general se hacen necesarias para reflexionar y actuar en contra de las injusticias que se cometen bajo el paradigma del progreso y el mantenimiento de los privilegios de una clase política excluyente.
    He venido compartiendo con mis estudiantes tu ultima novela y me parece que se imprime una fuerza vital para resistir y para continuar luchando.
    Gracias Mario
    Con Afecto Oscar Pulido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente... Esto nos compete de manera directa porque nos urge una reflexión sobre el horror que nosotros mismos hemos cometido... Y que muy seguramente, como van las cosas, seguiremos cometiendo...
      Me alegra que la novela sirva para debates y charlas de fondo...
      Saludos para todos, MM.

      Eliminar
  9. Qué tal Mario. Intentaré no darle vueltas al asunto. Hace poco terminé apocalipsis y el personaje de Míster Nadie me dejó fascinado, su condición tipo memento es inquietante, ese misterio que rodea el comportamiento de esa mente te invita a querer conocerlo más a fondo ¿cuándo sabré más sobre él? Saludos hermano, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna vez, cuando era estudiante, alquilé una habitación en el barrio Quiroga por un par de meses. Y Míster Nadie vivía en la calle de al lado. Tomé notas sobre él, infinidad de notas que después perdí en algún trasteo. Muchos años después, cuando estaba narrando Apocalipsis, hice memoria y procuré retratarlo lo mejor que pude.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Proyecto Hermes (el dios del lenguaje). Si necesitan libros míos para donar, me dicen, y les dejo en una portería para que los recojan y los entreguen a quienes ustedes consideren oportuno. Buena iniciativa.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, desde hoy queda bautizado "Proyecto Hermes", no te imaginas las reacciones causadas, quedamos perplejos al ver la prontitud de la respuesta y tu apoyo al nombrar nuestro proyecto, gracias infinitas y prometo que estarás enterado como va todo, gracias y mil gracias nuevamente, ojalá que el o los niños que reciban las donaciones sientan la misma felicidad que sentimos al ver tu respuesta...
      Saludos de tu "Proyecto Hermes" y abrazos

      Eliminar
  11. Estimado Mario, somos un grupo de lectores que te seguímos, tenemos un plan, un proyecto, aún sin nombre, entre los miembros del grupo tenemos unos libros para donarlos a un joven de bajos recursos, que sea lector y tenga potencial, nos gustaría que nos dieras una idea para el nombre del proyecto, queremos tu apoyo, regálanos un buen nombre, es todo lo que queremos, agradezco de antemano que permitas en este espacio poder compartir con tan grande escritor, solo de imaginar que leerás esto me colma una emoción inefable... Espero.. esperamos con ansias una respuesta.. con afecto del grupo de WhatsApp "#LeerEsResistir"
    Saludos de todos y un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Buenos días Mario, quería comentarte que desde hace tiempo mi hermana ha venido redactando una historia personal, me ha pedido que le ayude para redactarla bien y luego intentar publicarla, pero no he sido capaz por el dolor que me produce saber todas las situaciones por las que pasó, torturas físicas y psicológicas que le generaron una serie de complicaciones en su salud y saber que soportó todo en un país alejada de nosotros, que a pesar de las denuncias aún hoy su agresor se pasea por las calles de ese país campante, que la acecha y las autoridades no hacen nada. Cómo enfrento éste temor para poder entrar a cumplir con ella ayudándole a escribir su historia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguimos creyendo en la individualidad, en la identidad, en un yo separado de los otros. No es así. Somos tú, somos ellos, somos nosotros, soy vosotros, eres yo. Somos los demás. Si sientes empatía sabrás que eso te sucedió a ti también, que ella no está separada de ti, que vives dentro de ella. Ese es el camino más certero, creo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  13. Buenas Noches Mario, ajeno al post, tengo muchas dudas de tu ultimo libro, cosas que he comentando con amigos y familiares. Ya no sé que creer, de verdad necesito saber que tanto del libro es ficción, ¿Realmente tu crees que Hitler estuvo en colombia?,un profesor de la universidad nacional le dijo a un amigo que era imposible, que tal vez solo son suposiciones, y nos mostro un articulo de la European Journal of Medicine con un análisis dental, no sé solo quiero aclarar un poco el panorama, siento incomodarte, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juan,
      recuerda que se trata de una novela, no de periodismo investigativo, como el libro de Basti (el cual deberías leer justo ahora que te asaltan las dudas). La literatura es la interdimensión de lo posible.
      Saludos, MM.

      Eliminar