10 may. 2018

Club de lectura





    

15 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por fortuna, en este caso del encuentro literario se trató de una confusión.
      En cuanto a lo otro, creo que la educación del capitalismo salvaje envía un mensaje muy peligroso: yo, yo, yo. Èxito, triunfo, riqueza, belleza, todo ese paquete completo de "modus operandi" contemporàneo solo exacerba el ego. De ahì nuestra arrogancia, nuestra petulancia y nuestra altanerìa. Lo sorprendente hubiera sido lo contrario: humildad, rectificaciòn, unas excusas.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  2. Cordial saludo. El afiche que aparece como referencia es elaborado por estudiantes de bachillerato que se citan cada semana para hablar sobre un autor en particular. La convocatoria la hacen a través de sus redes sociales, en este caso se citan para un encuentro en el que van a hablar sobre la obra de Mario Mendoza, a la cual se quieren acercar. En ningun caso se cita a un conversatorio con el autor de manera directa,lo cual sería maravilloso, pero por ahora fuera de su alcance, sino con su obra. Ofrecemos disculpas por las posibles malas interpretaciones que se hagan de la citación al encuentro, el cual es exclusivamente didáctico y dirigida a estudiantes que hacen parte del club de literatura, cine y teatro que se viene conformado en la institución. Se procederá a hacer las aclaraciones de forma inmediata y a abordar a los niños que han hecho el afiche para que realicen su corrección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray, sí, es confuso. De ahí mi indignación. Ya retiro de inmediato mis palabras.
      Lo siento mucho.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Hemos disfrutado de un encuentro maravilloso, lastimosamente no podemos adjuntar fotos para evidenciarlo. Nos alegramos de haber podido llegar hasta usted, así haya sido desde esta infortunada confusión. Admiramos como estudiantes y lectores su trabajo como escritor, ojalá en algún momento podamos contar con su presencia en el club. Hoy nos ha mostrado una realidad de nuestro país que esperamos cambiar desde nuestro diario vivir. Saludos de los inescrupulosos y miserables estudiantes normalistas, jajaja. Un abrazo Mario, de 25 estudiantes hoy mas cercanos a usted. Gracias por sus letras, esperamos algún día haberlas disfrutado todas, como en un gota a gota, que no sacia nuestra sed de ellas.

      Eliminar
    3. Me alegra que mis libros sirvan de reflexión estética y social. Las condiciones del mundo en general, y del país en particular, son complejas y difíciles. Una forma de resistirnos al desastre que nos rodea es leer y escribir. Un club de lectura es un foco de pensamiento creativo que se niega a ser devorado por el horror contemporáneo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Hola Mario, soy una de las estudiantes de la profesora María Yanira , hace poco terminé una de tus más fascinantes obras , "el relato de un asesino" , algo que me atrae bastante de el modo de escrituras que empleas en cada libro , esa características tan hermosa de atrapar al lector desde la primera página hasta , y en algunos de los casos deseando aún más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa novela hace parte de una primera trilogía sobre Bogotá desde la psicopatología criminal: Scorpio City, Relato de un asesino y Satanás.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Hola Mario, dado que ya se aclaró el tema, quiero aprovechar para preguntarte si tienes programado viajar a Medellín para compartir con tus lectores?

    ResponderEliminar
  5. Y es que con tu nombre ya existen algunos perfiles en las redes que en un principio generan confusión, ya que no están administrados por ti si no por terceros, por tanto si programan algún evento, el mismo no sería con tu presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy seguramente iré para la Fiesta del Libro, en septiembre. Lo confirmaré aquí en el blog.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. No tengo mucho que decir frente a este post, sin embargo, no encontré otro que encajara con aquello que quiero transmitir en estas palabras que es sin dudas un sentimiento de gratitud para con sus obras y con usted en general, y sinceramente es una historia que me gustaría contar en respuesta a tantas que indirectamente me ha narrado, esta comienza en un pasado no muy lejano es el dos mil catorce y mi padre tras una jornada escolar decidió poner, mientras almorzabamos una entrevista de Marlon Becerra con usted, sinceramente no me interesó mucho al principio, sin embargo con el correr de las preguntas me percate de palabras sabias que expresaba, jamás olvidaré aquellas que pronuncio frente al proceso de paz, desde entonces intenté buscar y empaparme un poco de lo que escribía, con suerte encontré en un remate un libro suyo usado y tachado recuerdo que mi padre se sorprendió al verme comprar un libro pues siempre tomaba los que estaban en casa sin embargo creyo que a mis trece años valía la pena que empezara con mi lectura autónoma creo no podré nunca olvidar el título imponente, la colonia de Altair, nombre de un personaje que por esos tiempos era una suerte de héroe para mí, tras leer el libro me sentí extraño todos esos viajes hicieron de mi una persona distinta por primera vez las notas no decían mucho pero me ahorraron el trabajo de subrayar frases, entonces tras eso y con unas cuantas canciones de daft punk e imagine dragons termino mi dos mil catorce.

      Nos remontamos a los días de julio de dos mil quince año que resultó crucial, no había sido muy bueno para serle sincero sin embargo en clase de español comenzamos a ver literatura latinoamericana contemporánea y por fortuna mi profesora, aserrima seguidora de sus trabajos, dedicó una clase completa a exponernos acerca de usted, me sentí orgulloso de mí al ver que había adelantado temas anteriores la profesora nos dio una lectura otra que me dio otra cara de sus escritos "la fiesta" impactante y frío relato, recuerdo pensar en la crueldad del mundo mientras tomaba el bus para ir a mí casa, cómo es costumbre lo interioricé hasta que no pude más, necesitaba saber algo que aún no sabía que era, la crónica roja apareció, y Satanás también, entre medias leí el preludio a la colonia (mi extraño viaje al mundo Shambala) tras leer Satanás sentí un vacío algo que me faltaba recuerdo el impacto que causó en mi seguir la historia del desventurado Campo Elías y ahí mi lectura se detuvo, deje en el olvido tus libros por un tiempo
      2016 un año de aprendizaje, mi conocimiento intelectual aumento recuerdo leer el péndulo de Foucault y sentirme tremendamente ignorante las "mujeres" llegaron ai vida y como Marcos me perdi, sin embargo no duró mucho pero dejó huella .
      2017 año curioso el cual identifico mucho con Marcos otra vez pues llegue a conocer a Elvira seguí creciendo y sin buscarlo comencé a sentir tedio e incluso un rencor frente a tu literatura pues estaba en boca de todos y una compañera de salón dijo haber leído todos tus libros de una manera tan light y posuda que me enojo, recuerdo escucharla decir que quien no había visto la película de cobro de sangre (a día de hoy me doy cuenta de la inmadurez de mis actuares) sin embargo todos los libros de el plan lector eran de tu autoría, los leía sin muchas ganas pero las historias al final terminaban por agradarme siempre. El punto de quiebre se dio en la mitad de la lectura de Cobro de sangre recuerdo mi emoción por la salida del álbum de los petit fellas y mi sorpresa al ver tu nombre en una de las canciones, me sentí tan identificado, me transporte y entonces lo supe había llegado a una tregua contigo, era momento de guiarme por tu literatura, escribí en tu blog una nota simple pero con un alto contenido personal que para mí sorpresa respondiste hecho que me dio bastante emoción

      Eliminar
    3. Ahora llegamos a 2018 año en dónde, curiosamente tras despedirme de Elvira conocí a Marcos y cambié, siento una identificación tremenda como ninguna otra, siento que mis pensamientos y la guía que he recibido me ha llevado a pensar como el, siento tras la lectura sentir un ciclo de mi vida cerrarse y tal vez no haya vivido las tragedias por las que el paso a la final mi vida a sido tranquila pero por fin me doy cuenta que el personaje más importante y el protagonista de todas sus obras no es nadie más que Bogotá, esa ciudad gótica pérdida, esa capital sangrante en manos del príncipe payaso del crimen que no es uno sino muchos, que incluso a merced del miedo esboza una sonrisa en la brillante noche y de la que estoy feliz de haber nacido, con ese orgullo quiero salir en este mi último año de colegio a cambiarla a mejorarla, a encontrar más artistas, a no dejar morir al gremio y hoy 19 de mayo le agradezco a usted señor Mendoza por contar historias fantásticas de un territorio que parecía aburrido y plano antes de sus novelas, por haber marcado la adolescencia de muchos muchos adolescentes y por acompañarme en este proceso de maduración por el que estoy pasando, aún me gustaría que visitará mi institución educativa (liceo santa Bernardita) más lo veo poco probable debido a hechos del pasado que lo impiden, pienso en monte verde la corporación de Jóvenes en busca de entrar a la vida universitaria y aparte de todo lo escrito me gustaría preguntarle si usted tiene algún viernes o sábado libre, pues en aquella corporación tenemos clase esos días en las horas de la tarde, y varías personas han asistido a dar charlas testimoniales, sin embargo ningún artista lo ha hecho y me sentiría complacido si pudiera usted asistir.
      le ruego no piense que mi escrito tiene esa invitación como único motivo, realmente quiero que sepa la importancia y el impacto que tiene su literatura a través de un testimonio personal.
      Sin mucho más que decir me despido.
      con cariño:
      Nicolás Sánchez Albarracín

      Eliminar
    4. Escribí esos libros, Nicolás, para liberarme primero de mis propios tormentos, de mi propia angustia, de mi propia sensación de orfandad y desamparo. Bogotá me pesaba en el alma de una manera trágica. Y el arte siempre ha sabido sanar esos dolores profundos del espíritu. Luego me di cuenta de que esas historias liberaban a otros también. La palabra antigua es Katharsis: expurgación, purificación. Se trata de un asunto clínico, médico, que le compete a la ficción literaria. Y me alegra que así haya sido, y que así continúe.
      Por ahora no cuento con tiempo libre suficiente como para planear más visitas, pero no lo descartemos para más adelante.
      Saludos, MM.

      Eliminar